miércoles, 1 de julio de 2009

ERES COMPRADORA COMPULSIVA?


Amigas, en el camino a nuestra Seguridad Financiera, debemos sobrellevar muchos obstáculos; en mi caso, el primer problema que padecía era el de ser un "comprador compulsivo", y siempre vivía en estado de negación al respecto. Veámoslo mejor con esta analogía
Te ves en el espejo y dices ¿estoy un poco gordo?, en realidad, pesar 125 Kg no es mucho, estoy un poquito grande pero no es nada de qué preocuparse. La tensión arterial y mi cansancio se deben a que he estado trabajando mucho. Como verán, hasta que no llegamos a la raíz del asunto (comer de mas, comer grasas, nuestra debilidad por los dulces, cero ejercicios) no podemos comenzar una dieta para ponernos en forma.
Solo cuando entendí que tenía un problema de querer comprar todo, logré zafarme de ese peso económico. No fue sencillo, pero me hice una revisión a mí mismo y conseguí lo siguiente: - Cuando estaba desanimada, solía ir de tiendas y volvia a casa cargado de paquetes. - Compraba algo y, al poco tiempo, perdía el interés por ese objeto. Entonces, lo regalaba, lo tiraba o lo guardaba en una caja. - Me costaba llegar a fin de mes porque en cuanto cobraba gastaba una buena cantidad en caprichos innecesarios. - Las personas de mi entorno me dijeron alguna vez sobre mi gusto desmesurado por las compras. Casi todas mis actividades diarias entrañaban un pago de algún tipo.
Lo que no llegamos a pensar es que en ocasiones, nosotros tenemos la idea de que a mayor cantidad de productos consumidos, el grado de aceptación y admiración de los demás aumenta. En España, un 10% de los jóvenes son compradores compulsivos. Según el Journal for Consumer Research, estas compras compulsivas se relacionan con episodios de depresión y ansiedad. En Estados Unidos, un estudio reportado en el libro Born to Buy, muestra que el 88% de los jóvenes de 15 años concuerdan con la visita a un lugar especial y la necesidad de comprar algo, ¡esos son 7 de cada 8 jóvenes! A través de esta página, he logrado conseguir un test que mide si eres un(a) comprador(a) compulsivo(a). Inténtalo siendo lo más sincero posible. Éste test es una escala profesional utilizada en la práctica clínica para saber si es usted un comprador compulsivo.(Para hacer el test click AQUÍ) ¿Qué estamos haciendo mal? Primero que todo creo que nuestra generacion se esta dejando llevar por varias fuerzas: 1. Queremos mantener el estilo de vida del vecino !A TODA COSTA!. Creemos que comprar un carro nuevo, tener ropa de marca y viajar todos los años nos da el estatus que nuestros amigos/familiares esperan de nosotros. 2. Las campañas de marketing y los medios de comunicación se esfuerzan cada vez más en hacernos comprar más de lo que necesitamos. Hay muchos PhD’s trabajando en compañías de publicidad actualmente. 3. Los Bancos nos han hecho creer que estar endeudados (tarjetas de crédito, préstamos personales, prestamos de carro) es lo más normal del mundo, y que si todos lo hacen, entonces también debemos hacerlo nosotros. Nada más lejos de la realidad. En otro artículo les hable de cuanto tardaría alguien en borrar una deuda de 1000 US$ pagando un saldo mínimo a final de mes…son 18 años. Mi solución al problema Lo único que he hecho conmigo mismo, a la hora de verme frente a algo en una tienda que “quiero comprar”, es seguir la regla de los 10 segundos:
Durante 10 segundos, toma un largo suspiro y comienza a considerar los pros y contras para ver si deberías gastar ese dinero.
Es bastante fácil ¿no? Algo que muchos no hacemos, porque nos decimos a nosotros mismos que “somos personas de acciones” o “si lo veo y me gusta lo compro”, pudiendo ser ese impulso un error que nos costaría mucho de nuestro bien ganado, y muchas veces sudado dinero.
Esto es lo que me ha pasado: Hace varios meses que he pensado comprar otra laptop para mi esposa; la que ella tiene lleva 5 años de uso y el procesador calienta más que antes. Casualmente hubo una feria de computación en una ciudad cercana; me bajé del auto y comencé a dar vueltas; revisé los precios, comparé marcas, tomé los folletos, pero, utilizando la regla de los 10 segundos, decidí al final que lo mejor sería consultar con mi esposa: total, ella iba a ser la usuaria. Podia volver al dia siguiente que era cuando cerraban la feria. Volviendo a casa, mi esposa y yo conversamos sobre las diferentes marcas y precios, pros y contras, aunque llegamos a la conclusión que le compraríamos a la laptop una bandeja de ventilación para reducir el calentamiento. Fueron 25 US$ vs. 1500 US$ mínimo que hubiera gastado cuando estuve en la feria. Muchas veces nos enfrentamos con cosas que queremos instantáneamente, pero luego de 10 segundos podemos decidir si valen la pena o no. Anímense e inténtenlo, y díganme como les ha ido con la regla. Si tienen otros métodos para controlar esas compras impulsivas, sería bueno que pasaran su legado a los otros lectores del blog.
Gracias,

1 comentarios:

Antonio Cuauro dijo...

Excelente post, lastima que no hagan mencion de la persona que escribio el articulo. Pueden ver el articulo original en http://seguridad-financiera.blogspot.com

 

©2009 MISS MADRES | by TNB